Gratitud a Guayas

La gratitud es un valor que me inculcaron mis padres desde niña, y en honor a esta máxima de vida, estas líneas se las dedico a mis queridos guayasenses. Gracias a cada uno de ustedes por darle nuevamente el triunfo al proyecto político que cambió la vida de miles de ecuatorianos: La Revolución Ciudadana.

¡El optimismo de un pueblo derrumbó al discurso de odio de la oposición! #TodoTodito35 💚 @leninmorenog @jorgeglasespinel

Una publicación compartida de Marcela Aguiñaga (@marcelaguinaga) el

Este reconocimiento es para esos padres y madres de familia que a diario trabajan por construir un Ecuador más justo; a los jóvenes que con su tesón y empeño se preparan en las aulas para contribuir profesionalmente con su país; a los hermanos del agro  que forman parte importante de nuestro motor económico y donde nos queda mucha tarea aún por hacer; a quienes con sus infaltables abrazos cálidos y sonrisas sinceras me acompañaron a diario en los recorridos, y a todos los que continúan depositando su confianza en nosotros. Que no quede duda ¡Este triunfo es de ustedes!.

En Guayas consolidamos una nueva victoria en las urnas, el binomio Lenín Moreno y Jorge Glas obtuvieron 897.359 votos, miles por encima del resto de candidatos; también eligieron a 10 Asambleístas para que se continúe legislando a favor de las grandes mayorías, y 1’198.398 optaron por decirle  no a los paraísos fiscales. Es decir, hemos ganado en todo.

Aunque este logro se replicó en el país, los candidatos perdedores intentaron empañar nuestra fiesta democrática, incitando a la violencia y confrontación entre hermanos ecuatorianos, sumado a la campaña sucia de la que hacían eco las redes sociales y ciertos medios de comunicación, pese a todo esto, ustedes siempre estuvieron con nosotros, conscientes de que lo que se decía eran mentiras, pues nos conocen y saben que nos manejamos con transparencia.

Hemos superado cada reto férreamente unidos. Ni la demagogia, ni violencia auspiciadas por los derrotados, motivaron a que ustedes declinen en el camino, al contrario, su compañía fue permanente, sobre todo en los momentos más cruciales, cuidando cada voto, perennizándose como los guardianes de  la democracia ecuatoriana.

Por su firme convicción y entrega, con el corazón rebosante de gratitud, les reitero mi compromiso de continuar trabajando en beneficio de ustedes, y con la confianza absoluta de que los habitantes de la altiva provincia del Guayas, serán los jueces inflexibles en esta segunda vuelta y darán su veredicto final, castigando con firmeza a quienes por largas décadas truncaron el porvenir  de varias generaciones de nuestro libérrimo Ecuador.

¡Gracias Guayas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *