Las Manuelas, la mejor de las luchas

La “Brigada Las Manuelas significa la reivindicación de la lucha femenina. Es la propuesta de un Plan de Gobierno responsable que asume tareas urgentes: acciones integrales contra la violencia de género e intrafamiliar; combate el consumo de drogas y rehabilitación; y atención directa para las personas con discapacidad.

Este planteamiento, presentado por Lenín Moreno y su esposa Rocío González, es un acto humanista, pero sobre todo de justicia, de cumplimiento de derechos y lo más importante: va dirigido de mujer a mujer, como una misión impostergable que nuestro género no puede dejar de cumplir.

En honor a Manuela Espejo, la primera periodista ecuatoriana, pionera de los movimientos feministas y sociales; Manuela Cañizares, heroína precursora de la independencia del Ecuador; Manuela Sáenz, patriota quiteña conocida como la Libertadora del Libertador Simón Bolívar; y Manuela León, dirigente indígena que participó en la sublevación en contra del gobierno de García Moreno y por la reivindicación de sus derechos colectivos; nos atrevemos con soñar con hacer realidad sus anhelos y dejar en alto sus nombres en estas brigadas.

Hoy más que nunca rememoramos esa convicción de lucha, y podemos decir que todas las ecuatorianas somos “Manuelas”, porque nos caracterizamos por la valentía, trabajo y la perseverancia, pero sobre todo, tenemos la sensatez y el ahínco de alcanzar un Ecuador de esperanza y desarrollo.

En la nueva Patria tenemos avances en estas áreas, tanto en legislación como en política pública, pero las personas somos seres inacabados, siempre podemos mejorar, corregir, evaluar y apuntar a retos cada vez más grandes en la sociedad. Quien diga que ya no se puede avanzar más, estaría consumido por un pesimismo obsoleto (característico de ciertos sectores de la oposición).

Y si digo que la “Brigada Las Manuelas” representa la mejor de las luchas femeninas en este momento decisivo para el país, es porque consiste en un compromiso irrenunciable, que va más allá de una oferta electoral: asume la responsabilidad de problemáticas que todo el colectivo humano debe poner de su parte para solucionar.

Quizá lo más fácil hubiese sido dejar de lado estos temas, como ha pasado con el candidato del dinero, quien da primacía a lo que para su clase social es prioridad: “tumbar la dictadura para recuperar la democracia y la libertad”, discurso repetido abiertamente en los medios de comunicación, aunque el pueblo no lo hace suyo porque tiene plenamente el poder de elegir democráticamente a sus autoridades en las urnas; sin embargo, la Revolución Ciudadana sí asume como impostergable este y otros desafíos sociales, para garantizar el cumplimiento de derechos que como proyecto político con vocación de servicio y trabajo, hemos demostrado en esta última década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *